16.05.29 SER AGRADECIDOS Y TENER SUEÑOS¿Qué es ser agradecidos?

Es despertarte y dar gracias porque podés ver, podes esacuchar, podes sentir. Eso ya te hace ver que estás vivo. Se puede agradecer por un nuevo día, si todo está bien, o se puede agradecer por una nueva oportunidad para modificar aquello que está mal.

Ser agradecidos a tus padres, más allá que no los conozcas o no sean tan buenos como uno quisiera, ¿sabes por qué? Porque sin ellos vos no existirías.

Ser agradecidos por el lugar donde naciste. Si ya sé que hay cosas que no te gustan, que te gustaría vivir en otro lugar, pero en vos está el cambiar esas cosas comenzando por tu entorno; si nadie hace nada, no esperemos que la cosa cambie.

Ser agradecidos por las cosas ordinarias, y cuando expresamos ordinarias no tienen que ver con cosas de baja calidad, sino con las situaciones o cosas cotidianas que nos suceden a diario, como, por ejemplo, el aroma del café, el olor a la tierra húmeda, una charla con un amigo, el poder estar abrigado en los días de frío, el saber que existen otras personas del otro lado a los cuales le importas.

También debemos soñar:

Los sueños tienen la dimensión que nosotros queramos darles. Un sueño puede ser terminar tu carrera, otro sueño puede ser formar una familia; bajar de peso; practicar el deporte que te gusta; comenzar a pintar; ayudar a los que necesitan; dormir más; generar encuentros con los amigos que se ven desde hace tiempo; transformar el mundo; como verás hay muchos sueños, cada cual, a la medida de cada uno, pero lo importante es tener la capacidad de soñar, muchas veces esta vida, nos quita esa posibilidad, pero hoy es un buen día para recuperarla. Dicen por ahí que soñar no cuesta nada, pero al sueño hay que sumarle la acción, entonces ese sueño se transforma en realidad.

Imaginate como te vas a ver dentro de cinco, de diez y de quince años. Soña, soña, soña, ese será el motor que te lleve a esa verdad.

Como podrás observar, ni en el ser agradecido ni en el soñar se enumeraron cosas que tienen precio. Esto no se trata de cosas materiales o de consumo. Todo eso tiene un precio. De lo que hoy hablamos es de cosas que tienen valor. Un secreto si algo tiene valor, no tiene precio y si tiene precio no tiene valor.

Entonces recordá: Ser agradecidos y tener sueños… Eso no tiene precio.

Fundación Alas de Águila

Por una Juventud con Valores