16.08.21 RIO 2016Y se terminan las olimpiadas creadas allá en la antigüedad por los griegos, que, si bien dejaron de ser imperio, impusieron su cultura divisionista al mundo, que nos sigue hasta la actualidad.

Lindas experiencias se vivieron en este encuentro deportivo variado. Lo que vivieron nuestros basquetbolistas fue muy emocionante. El básquet es un deporte podríamos decir que es previsible y así fue. Era previsible que el equipo norteamericano nos venciera de la manera que lo hizo. Pero lo importante estuvo en las ganas, el ahínco que puso cada jugador argentino ante el encuentro.

Otro detalle muy importante y que nos muestra que la Argentina está cambiando fue la medalla de plata del tenista Del Potro. Para él fue una gran alegría llegar al 2do. lugar y así también lo entendió el pueblo de Tandil, de donde es oriundo que lo recibió como un deportista que dejo todo por representar a su país. Que diferencia con los futbolistas argentinos de cualquier equipo que cuando salen segundo, pareciera que se avergüenzan de ser segundos y al segundo que les ponen la medalla enseguida se la sacan. ¡Futbolistas a aprender de este jugador de tenis que también nació en esta tierra!

Los leones se hicieron fuertes en Río y llegaron al oro, medalla que nos tenían acostumbrados las Leonas. En 2016 la dorada fue para los varones quienes llegaron con humildad, silbando bajito sin que ni siquiera los periodistas deportivos conocieran a sus jugadores. Mensaje para la sociedad: Desde la humildad llegaron al oro.

La “peque” Pareto ejemplo de deportista porque no solo es la mejor del mundo, del mundo, eh? en judo sino que también se recibió de médica y a los treinta años, se convirtió en la primera mujer argentina en ser campeona olímpica y la primera deportista argentina que ganó dos medallas olímpicas en disciplinas individuales, pero esos logros no la nublaron y logró terminar la carrera universitaria que eligió.

Aunque no les llegue desde este Entendiendo los Tiempos queremos saludar a esos ejemplos de deportistas como lo son Emanuel Ginobili, Luis Scola, Andrés Noccioni y Carlos Delfino. Un detalle, cuando los hinchas argentinos que alentaban a Argentina comenzaron a burlarse o insultar a los brasileños Luis Scola expresó: Preferiría no escuchar los cánticos en contra de Brasil, sino a favor nuestro. Eso es algo muy futbolero, que realmente no aprecio. Está bueno que la gente venga, se sienta parte, que nos apoye, que nos aliente, y que nos empuje, porque lo necesitábamos. Pero no le veo el sentido viajar tantos kilómetros y terminar cantando en contra de uno que ni siquiera está en la cancha”. Realmente algo está cambiando. Debemos gozarnos de nuestros triunfos, no de la derrota del rival, eso es de mediocres y Argentina debe dejar de habitar bajo ese manto en donde nos alegramos cuando al otro le va mal. Esta triste actitud tiene un aroma a admiración y también a envidia.

Muy interesante estas olimpiadas para nuestro país. Algo sigue cambiando.

Fundación Alas de Águila
Por una Juventud con Valores