loader image
“La guerra tiene el lenguaje de la muerte”. 
“Hemos perfeccionado nuestras armas pero nuestra conciencia se ha adormecido, hemos hecho más sutiles las razones para justificarnos y, como si fuese una cosa normal, seguimos sembrando destrucción, dolor, muerte”. 
La guerra constituye siempre un fracaso de la humanidad.
¡La violencia no es jamás el camino hacia la paz!”.  
“¡Calle el ruido de las armas!”
“El mundo que queremos es un mundo de armonía y paz, como Dios lo ha creado.
 “Si la violencia prosigue, no habrá vencedores sino sólo derrotados”
Musulmanes que ondeaban cuatro banderas de su país y leían el Corán, en apoyo de la iniciativa de paz del Papa “al que estamos muy agradecidos”.
El presidente de los Estados Unidos, Barak Obama expresó “Cuando recibí el Premio Nobel de la Paz deje en claro que no lo merecía. Fui elegido para acabar guerras, no para iniciarlas”,  aclaró. “Tengo una reputación bien ganada de examinar muy en serio cualquier acción militar”, se defendió.
El mundo está en vilo, ayer, una de las organizaciones religiosas más importante del mundo en la persona de su líder, realizó a nivel mundial una jornada de oración, pidiendo a Dios, para que los Estados Unidos, no ataque Siria. De allí surgieron estas expresiones de paz, del otro lado del atlántico, el presidente del país más importante del mundo se refugió en que estas son medidas justamente para alcanzar la paz.
Nos quedamos preocupados ante esta expresión “Están en juego los equilibrios del mundo, la convivencia presente y futura de varias religiones y de los grandes grupos étnicos”. ¿Qué hay detrás de esta guerra? ¿No se establecerá un nuevo orden mundial? Ojo, hemos vivido en este siglo situaciones similares, como la de Irán o la de Irak, pero el movimiento católico apostólico romano, no tomó tantas cartas en el asunto, como en esta oportunidad. Ayer todas y cada uno de los lugares de reunión periódica de esta religión (llámense capillas, iglesias, catedrales), fueron abiertos para esta jornada mundial de oración. 
Tengo la sensación que algunos pocos, saben cosas muy importantes, que el mundo desconoce, pero si podemos leer entrelineas la verdadera situación comienza a salir a la luz.
Desde acá, desde nuestro humilde espacio, abogamos por la Paz del mundo, para que el mundo sea tolerante, para que organizaciones como Naciones Unidas, vayan en son de paz, si algo está funcionando mal en un país, y no en son de guerra. Queremos un mundo que viva en Paz, con amor por la Justicia, que busque siempre la Verdad, que tome la bandera del Amor y que dignifique la Vida. 
Fundación Alas de Águila